Los protagonistas

Los castells los hacen los castellers, hombres y mujeres de todas las edades, razas, condiciones físicas, orígenes, perfiles sociales... Todo el mundo puede ser casteller y todo el mundo es útil a la hora de hacerlos: la función de cada uno viene determinada por sus características físicas. Además, los castells son una actividad altruista: el casteller no cobra por participar en las torres humanas. Lo único que hace falta para enfajarse son ganas de hacer castells. En la actualidad hay más de 10.000 castellers en Cataluña, repartidos en más de 70 colles.

Las Colles

Los castellers se agrupan en colles, los diferentes “equipos” que hacen castells. Actualmente hay más de 70. Lo que les diferencia, a parte del nombre, es sobretodo el color de la camisa. Cada colla es un pequeño universo. Podemos encontrar desde las agrupaciones que están justo empezando y hacen castells de seis pisos, hasta las que consiguen construcciones de la llamada “gama extra”, las de máxima dificultad. De la misma manera, algunas no llegan al centenar de miembros, mientras que las mayores pueden llegar a arrastrar casi un millar de camisas en las actuaciones más importantes. Todas, pero, comparten la esencia: son grupos de castellers que trabajan juntos para conseguir sus metas.

Las colles generalmente se identifican con una población concreta, aunque también hay municipios con más de una colla. En Barcelona, por ejemplo, hay seis. Un caso particular es el de las colles universitarias, aparecidas recientemente, que están compuestas únicamente por estudiantes i profesores.

Podéis consultar el listado de colles actualmente existentes aquí

La Coordinadora de Colles Castelleres de Catalunya

El crecimiento del hecho casteller llevó a la fundación, el año 1989, de la Coordinadora de Colles Castelleres de Catalunya, entidad llamada a representar los intereses de las colles, especialmente promocionar el mundo casteller y sobretodo garantizar que la activitat castellera estuviera cubierta por pólizas de seguros adecuadas.

En la actualidad, la CCCC la forman cerca de 70 colles y su protagonismo es más relevante que nunca: fue la Coordinadora, por ejemplo, quien dió un impulso definitivo a la candidatura de los castells como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. También sigue siendo la entidad que gestiona los seguros médicos de las colles y quien promueve la investigación de nuevos métodos de prevención de riesgos en los castells.

¿Cómo se organizan las colles?

Las colles castelleres disponen de una doble jerarquía interna. Por un lado, la junta técnica es la que se ocupa de la composición y el ensayo de los diferentes castells: quién forma cada piso, cómo se estructura la pinya, qué castells se intentan... El cap de colla es el líder de la junta técnica, que acostumbra a contar con ayudantes como el cap de pinyes, el cap de canalla... Para entendernos, el cap de colla es el equivalente al entrenador en los deportes.

El otro vertiente organizativo lo encontramos en la junta directiva, encabezada por el presidente y que, como en cualquier asociación, cuenta también con figuras como el tesorero, secretario... La directiva se encarga de los asuntos institucionales y organizativos de la entidad: presupuesto, contrataciones (como autobuses), organización de eventos extra-castellers...

La indumentaria

El pantalón blanco, la faja negra y el pañuelo rojo con puntos blancos son la indumentaria común a todos los castellers. Lo que la diferencia entre unas colles y otras es el color de la camisa y el escudo. Cada colla cuenta con su color de camisa característico, aunque, óbviamente, con la proliferación de nuevas colles año tras año, casi todos los colores están repetidos.

made by 4funkies