Agenda

En directo

El calendario casteller varía cada año y a menudo sufre cambios con pocas semanas de antelación, de modo que la mejor forma de saber cuándo y dónde se pueden ver castells es consultar con unos días de antelación las actuaciones que tendrán lugar en una fecha concreta, teniendo en cuenta que la actividad castellera no es permanente, sino que se rige por una temporada no oficial.

¿Dónde y cuándo?

Tradicionalmente, esta temporada empezaba por Sant Joan (24 de junio) y acababa con la diada de Santa Úrsula (domingo posterior al 21 de octubre), pero este calendario se ha ampliado y en la actualidad se pueden ver castells durante prácticamente todo el año, si bien el momento con menos actividad son los meses de diciembre y enero.

Además, el número de actuaciones también ha crecido: cada año se levantan más de 10.000 castells. En verano, por ejemplo, se celebran decenas de actuaciones cada fin de semana. Hay que tener en cuenta que los castells, como actividada amateur, suelen tener lugar en fin de semana o en días festivos. La importancia de las actuaciones es variable, aunque hay algunas que, por tradición, suelen ser las más seguidas año tras año.

De la misma manera que el calendario se ha ampliado en el tiempo, también lo ha hecho sobre el mapa: se pueden encontrar torres humanas prácticamente cada fin de semana en la mayor parte del territorio.

Las imprescindibles

Aunque el calendario es variable y es difícil saber dónde se podrán ver las mejores actuaciones, existen varias diades (‘jornadas, festividades’) con las cuales, por tradición y resultados históricos, se podría configurar un listado de citas imprescindibles.

Las más singulares

Además de las actuaciones donde se ven los castells más grandes, hay algunas que son excepcionales por otras razones: porque los castells se hacen de noche, porque se hacen en sitios singulares o porque tienen alguna particularidad que las hace especiales. Estas son sólo algunos ejemplos:

¿Cómo funcionan?

Una actuación castellera típica consta de tres castells y un pilar de despedida por parte de cada colla participante: en cada diada pueden actuar una, dos, tres, cuatro o incluso más colles, aunque las más habituales son de tres. Las agrupaciones van levantando sus castells por rondas, siguiendo un orden de actuación que se pacta o sortea antes de empezar. Habitualmente, en caso de no conseguir el castell que se intenta, la colla tiene derecho a repetirlo.

Por mucho que busquemos, no encontraremos en ningún sitio un “reglamento de los castells” que recoja por escrito las normas que rigen las torres humanas. Pero esto no significa que estas reglas no existan: los castells se alzan siguiendo unas convenciones no escritas que todo el mundo conoce y acepta.

La única actuación que sí cuenta con unas normas explícitas es el Concurso de Tarragona, que fundamentalment intenta recoger por escrito las reglas tradicionales, aunque con algunas diferencias.

¿Quién ha ganado?

Aunque desde fuera lo pueda parecer porque coinciden en una misma plaza diferentes “equipos”, los castells no son una mera competición y no hay ganadores ni perdedores. Las colles hacen los castells sobretodo para superarse a ellas mismas y alcanzar sus metas. Por éso es habitual que, después de una diada, varias colles salgan de plaza contentas: todas se sienten ganadoras porque han alcanzado sus objectivos.

Aún así, es evidente que hay castells más difíciles que otros. Los castellers lo saben y a menudo, a parte de autosuperarse, tienen también el aliciente de hacer mejor actuación que los demás. Esto es especialmente claro en diades en que coinciden colles de nivel similar o con rivalidad entre ellas.

¿Qué castell es más difícil?

En este caso también se usan criterios y convenciones no escritos. La alegría de los castellers y la intensidada de las ovaciones pueden ser una buena guía, anque los que busquen precisión se pueden orientar con la tabla de puntuaciones del Concurs de Tarragona.

La música

Los castells no se entienden sin la música de las gralles (instrumento de viento tradicional catalán) y los tambores. El toc de castell es la pieza más conocida: es la que se interpreta durante el levantamiento de las torres y la que marca sus tiempos, de modo que sirve de guía para los integrantes de la construcción. Pero si estamos en una diada castellera, antes de oir el toc de castell habremos oído el toc d’entrada a plaça. Muchos otros momentos castellers también tienen su canción correspondiente, como el toc del pilar caminant o el toc de vermut, que se interpreta al final de la actuación.

Consejos para participar

Sácate el reloj, las gafas, los pendientes y los anillos. En caso de caída podrían ser peligrosos.

¡No levantes la cabeza! Si piensas que no podrás aguantar la curiosidad, ¡mejor que lo veas desde fuera! Estar en la pinya requiere la máxima concentración.

Guíate por las gralles, los gritos del cap de colla y el sonido del ambiente para intuir cómo va el castell.

No apretes con la barriga, sino con el pecho, y sólo cuando desde delante te lo pidan. Cuando oigas “dóna’m pit!” sabrás que es el momento de hacerlo.

Déjate aconsejar. Todo el mundo ha tenido una primera vez y los más veteranos de la colla estaran encantados (a veces demasiado!) de explicarte qué tienes que hacer y cómo te tienes que poner.

En caso de caída, no te agaches y no dejes de empujar adelante.

Disfruta de la experiencia. ¡Seguro que repetirás!

Vive un ensayo

Los castells son una de las muestras de arte efímero más espectaculares que hay en el mundo, de modo que asistir a una diada castellera se convierte en una experiencia única para el espectador. Pero ahora tienes la oportunidad de ir todavía más allá y ¡vivirlo en primera persona! Las colles castelleres te abren las puertas des sus locales para enseñarte todo el trabajo que hay detrás de uno de los “trabajos en equipo más insólitos”, como los ha cualificado la cadena norteamericana de televisión NBC.

Reserva la visita a un ensayo y ¡adéntrate de una manera única y exclusiva en el mundo de los castells!

Fiesta mayor de Terrassa

Es una de las primeras actuaciones destacadas de la temporada y se celebra el primer domingo después de San Pedro (29 de junio). En esta fiesta actúan las dos colles locales, Minyons y Castellers de Terrassa, además de una tercera colla invitada. Acostumbra a ser una buena oportunidad para ver grandes castells.

×

Las Santes de Mataró

Desde el año 2000, la diada de las Santes ha ido ganando peso en el calendario casteller. Las últimas temporadas, gracias a los Castellers de Vilafranca, se ha convertido en la primera oportunidad del año para ver castells de los llamados “gama extra”. Se celebra el domingo anterior a la festividad de las Santes (27 de julio).

×

Fiesta mayor de Vilanova i la Geltrú

La plaza de la Vila de Vilanova i la Geltrú se convierte el primer fin de semana de agosto en el escenario de la diada de fiesta mayor donde, además de la colla local, actúan dos colles de máximo nivel. Los castells son un sábado por la tarde, una buena excusa para alargarlo con una cena y alguno de los actos de noche.

×

Fiesta mayor de la Bisbal del Penedès

Cada 15 de agosto, la pequeña población de la Bisbal se convierte en el epicentro casteller, en una de las citas más genuinas del calendario, conocida tanto por los castells que se pueden ver como por las elevadas temperaturas.

×

Fiesta mayor del Catllar

El Catllar no tiene colla propia, pero des del siglo XIX vive con pasión los castells. Su diada de fiesta mayor, el tercer o cuarto sábado de agosto por la tarde en una de las plazas con más ambiente del mundo casteller, se ha convertido por méritos propios en una de las indispensables para los aficionados: colles invitadas de primer nivel, estrategia y rivalidad son sus ingredientes.

×

Fiesta mayor del Arboç

Es una de las actuaciones más tradicionales del calendario y dispone de un cartel de lujo. Se celebra el cuarto domingo de agosto y participan tres de las principales colles del mundo casteller, además de la colla local. A parte de la actuación casetllera, vale la pena también asistir a la actuación del Ball de Diables, que tiene lugar justo antes de los castells.

×

Sant Fèlix. Vilafranca del Penedès.

La Diada en mayúsculas. Cada 30 de agosto, Vilafranca del Penedès invita a las que considera “las cuatro mejores colles del mundo casteller”. Tradición, rivalidad, castells de máxima dificultad y un escenario imponente hacen que la que muchos consideran “la plaza más castellera” se llene de miles de aficionados para disfrutar de uno de les espectáculos más emocionantes de la temporada.

Aunque el 30 de agosto es el gran día, en la fiesta mayor de Vilafranca los castells empiezan antes, el 29, con la actuación de vigilia, y terminan al día siguiente, el 31, con San Ramon. En este caso las colles que participan en las actuaciones son las locales.

×

Santa Tecla. Tarragona

La fiesta mayor de Tarragona cuenta con dos actuaciones en las que se acostumbran a ver castells de máxima dificultad. La más tradicional es la diada de Santa Tecla, que se celebra el mismo día de la patrona (23 de septiembre) con las cuatro colles locales. En los últimos años, pero, se ha añadido la Diada del Primer Domingo de Fiestas, donde actúan las dos mejores colles locales y se invita a otras dos de primer nivel.

×

La Mercè. Barcelona

El domingo más próximo al 24 de septiembre (fiesta mayor de Barcelona) se celebra la diada de la Mercè de collas invitadas, una de las actuaciones que reúne a más espectadores y, sobretodo, turistas. Es necesario ser puntual porque el exceso de público hace que a veces se tengan que cerrar los accesos a la plaza Sant Jaume. El mismo 24 de septiembre también hay castells en Barcelona de la mano de las agrupaciones locales.

×

Concurso de Tarragona

El primer domingo de octubre de los años pares tiene lugar la actuación más excepcional del calendario. Es la única diada donde hay ganadores y perdedores explícitos, donde los castells valen puntos, donde un jurado revisa minuciosamente que se cumpla un reglamento y donde los espectadores pagan entrada. Es el día en que los castells son abiertamente competición.

Si queremos asistir al Concurso, hay que preverlo con antelación porque las 6.000 entradas se agotan a las pocas horas de salir a la venta. Es el espectáculo casteller más grande del mundo: en las tres jornadas que dura, se puede ver actuar a 42 colles.

×

Diada del Mercadal. Reus

En los años impares, la plaza del Mercadal de Reus agrupa, la tarde del primer sábado de octubre, algunas de las mejores colles del mundo casteller, que actúan junto a los Xiquets locales. Es una buena oportunidad para combinar una tarde de compras y buenos castells.

×

Fira de Santa Teresa. El Vendrell

El domingo más cercano al 15 de octubre, la plaza Vella del Vendrell vive desde hace muchos años una diada llena de tradición, donde se pueden ver castells de máxima dificultad en un entorno entendido.

×

Santa Úrsula. Valls

La plaza del Blat, el quilómetro cero del mundo casteller, el escenario donde hace 200 años se vieron las primeras torres humanas, vive su gran día en Santa Úrsula, la actuación que tiene lugar el domingo posterior al 21 de octubre. Una exhibición de pura esencia castellera, la rivalidad más genuina y los castells de máxima dificultad por parte de las dos colles de Valls, Vella y Joves. Una de las singularidades de esta plaza es que solamente actúan las colles vallenses.

×

Sant Narcís. Girona

Los Minyons de Terrassa pusieron la plaza del Vi en el mapa de las grandes plazas haciendo allí en 1998 el primer quatre de nou sense folre del siglo XX. Desde entonces, cada año se convierte, el domingo anterior al 29 de octubre, en la mejor oportunidad de ver castells de la máxima dificultad en el norte de Cataluña.

×

Tots Sants. Vilafranca del Penedès

Los Castellers de Vilafranca cierran la temporada organizando esta diada en su plaza, donde hacen los últimos grandes intentos del año: muchas de las mejores actuaciones de la historia se han visto un 1 de noviembre. Si por Sant Fèlix las colles invitadas son “las mejores del mundo casteller”, el día de Todos los Santos se intenta que sean las que, por nivel, vendrían a continuación: valores emergentes que ven en esta cita una escaparate immejorable.

×

Diada dels Minyons de Terrassa

Para entender su importancia, sólo hace falta decir que, en esta diada, se vieron los primeros dos de nou carregat y tres de deu descarregat de la historia. Es la última actuación destacada de la temporada (tercer o cuarto domingo de noviembre), hecho que a menudo obliga a ir bien abrigado.

×

Cada 10 años

Los años acabados en 1 se celebran en Valls las fiestas Decennals de la Mare de Déu de la Candela (2 de febrero), durante las cuales tiene lugar la actuación más multitudinaria. Todas las agrupaciones del mundo casteller hacen castells de manera simultania en el que se convierte en un gran espectáculo de color.

×

De noche

La mayoría de diades tienen lugar en domingo al mediodía, pero hay excepciones. La actuación de Completes en Valls, el 23 de junio, empieza a las once menos cuarto de la noche. Es una diada que se emmarca en la fiesta mayor de Sant Joan y donde los castells se mezclan con el fuego. Una de las imágenes más espectaculares es cuando las dos colles sostienen sus pilares durante varios minutos mientras en el cielo se proyecta un castillo de fuegos.

×

Marcaba el inicio

Sant Joan marcava tradicionalmente el inicio de la temporada castellera. Cada 24 de junio en Valls tien lugar la diada de fiesta mayor, en la cual las dos colles locales tienen su primer cara a cara. El mismo día 24 por la tarde también se pueden ver castells en Tarragona, con la participación de las cuatro agrupaciones de la ciudad.

×

Castells y toros

La diada de la villa de Millars, en el Rosselló, es la más antigua de la Cataluña Norte. Des del año 1997, a principios de agosto, se hacen castells en el marco de una feria taurina que cada año reúne a más de 50.000 personas para ver castells, pasodobles y toros.

×

Castells sin colla

Cada 9 de agosto, en Llorenç del Penedès los vecinos del pueblo –sin formar ninguna colla– hacen castells sin el típico uniforme, en una diada que empieza a las 12 de la noche. Después de la actuación, los asistentes pueden disfrutar de una tajada de sandía antes de la verbena.

×

En un escenario único

La fiesta mayor de verano de Tarragona, Sant Magí, cuenta con una de las diades más tradicionales. Cada 19 de agosto, las cuatro colles de la ciudad levantan castells en la plaza de les Cols, un escenario único que permite al público más puntual ver los castells sentado en las escaleras de la catedral. Hay que ir bien preparado para el calor!

×

Unidas por el Eje

Marrecs de Salt, Sagals d’Osona, Tirallongues de Manresa y Castellers de Lleida, cuatro colles de poblaciones unidas por el Eje Transversal, celebran desde 1999 una diada castellera. Se organiza a mediados de septiembre de manera itinerante y destaca por el buen ambiente entre las colles, que acaban la actuación con un castell “fraternal”, con componentes de todas las colles.

×

Pilares que caminan

Después de la actuación castellera, la diada de la Mercè, el 24 de septiembre en Tarragona, tiene una particularidad. Las cuatro colles de la ciudad levantan un pilar de cuatro pisos que sube y baja los 20 peldaños de las escaleras de la catedral y que intenta recorrer los 500 metros hasta llegar al ayuntamiento en un tiempo que oscila entre los 10 y los 15 minutos.

En Girona, los Marrecs de Salt también tienen su particular pilar caminando. El día de Tots Sants, bien entrada la noche, cada año intentan subir los 90 peldaños de delante de la catedral.

×

Sólo mujeres

Bellprat, un pueblo de la comarca de la Anoia de 91 habitantes, tuvo durante la Primera República la primera alcaldesa escogida democráticamente. Desde 2009 el municipio rinde homenaje a Natividad Yarza con una diada castellera que se celebra a finales de octubre y que tiene la singularidad que en los castells sólo suben mujeres.

×
made by 4funkies