Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

La UNESCO aprovó la inclusión de los castells en la lista representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad el pasado 16 de noviembre de 2010. Así, los castells adquirían una categoría universal, con el máximo reconocimiento a que puede aspirar un elemento de cultura popular. Después de superar varios filtros, la decisión final se tomó en la reunión del Comité Intergovernamental pera la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, que se celebró en Nairobi (Kenya).

En su resolución, entre otros elementos, el Comité destaca que “los castells son reconocidos por los catalanes como una parte integral de su identidad cultural, transmitida de generación en generación proporcionando a los miembros de la comunidad un sentido de continuidad, cohesión social y solidaridad”. Podéis encontrar toda la información referente a la inclusión de los castells aquí.

¿Qué es el Patrimonio Inmaterial?

Los orígenes de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial se remontan al año 1972, cuando la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas parar la Educación, la Ciencia y la Cultura) adoptó la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural y Natural, destinada a la protección de grandes monumentos y de parajes naturales. Ya en aquells momentos se escucharon voces pidiendo la creación de un catálogo similar para las manifestaciones tradicionales, fiestas y rituales repartidos por todo el mundo y que, por su carácter inmaterial y efímero, a menudo ven su continuidad amenazada. Aun así, no fue hasta el año 2003 que la UNESCO adoptó la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Estamos, pues, delante de una iniciativa relativamente recente.

Esta Convención definió el patrimonio inmaterial como “los usos, las respresentaciones, las expresiones, los conocimientos y las técnicas que las comunidades y los grupos, y en ciertos casos los individuos, reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural”. Esta definición incluye prácticas socials como las representaciones, las tradiciones, ls fiestas y los ritos, las artes escénicas, la artesanía y, más generalmente, aquellos conocimientos y habilidades que, transmitidos de generación en generación, sirven para dar a la comunidad un sentido de identidad y continuidad.

Se trata de elementos culturales que no tienen contenido material; su dipositario es la mente humana y el cuerpo es su elemento de representación. El conocimiento y las habilidades necesarias para su práctica son colectivas y casi siempre la representación es comunitaria.

Otros elementos reconocidos

Actualmente, la lista representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO incluye un total de 282 elementos. Se trata, pues, de un club bastante selecto. Además de los castells, hay otro elemento catalán, la Patum de Berga, y otros del área lingüística catalana: el Cant de la Sibil•la mallorquín, el Misteri d’Elx, la fiesta mayor de Algemesí y el Tribunal de las Aguas de la Horta de València. Otros elementos del Estado español son el flamenco o el silbo gomero. Internacionalmente, hay que destacar la inclusión de elementos como el tango argentino, los “voladores” mexicanos, la medicina tradicional china o el teatro de títeres siciliano (Italia). Podéis consultar la lista de elementos aquí.

made by 4funkies